Ciudades Patrimoniales

La Habana

Villa de San Cristóbal de La Habana

Fundada en 1519, en ocasión de su tercer y definitivo asentamiento junto al Puerto de Carenas, la Villa de San Cristóbal de La Habana devino escala obligada de buques en su ruta hacia y desde el Nuevo Mundo; gracias a las excelentes condiciones naturales y a la estratégica posición geográfica de la bahía de su mismo nombre. Su Centro Histórico tiene una superficie de 2,14 kilómetros cuadrados, intensamente poblados, que conservan su carácter de residencia y abarcan tanto la antigua Habana Intramuros como el llamado Reparto de las Murallas; un nuevo desarrollo urbano asociado a la demolición en la segunda mitad del Siglo XIX de esa importante obra defensiva. Tras cinco siglos de historia, el antiguo recinto amurallado es un territorio compacto, estructurado a partir de una red de plazas, plazuelas y otros espacios públicos, donde dominan la estrechez de sus calles y la continuidad de la línea de fachada, debida en su momento a la obligada medianería. La relativa irregularidad del trazado provoca visuales de gran interés: las plazas y sus portales corridos, las perspectivas que cierran algunas calles al quebrarse y la permanente relación con el mar. Hacia extramuros cambia la trama, las calles ganan en amplitud y cobran peso el espacio libre y las áreas verdes, mientras las edificaciones ganan en jerarquía y monumentalidad. En el borde costero destaca el valor paisajístico, especialmente en el canal del puerto, con las viejas fortalezas que lo flanquean, los espigones y las instalaciones industriales. Declarado Monumento Nacional en 1978, el Centro Histórico de La Habana es considero también zona priorizada para la conservación y de alta significación para el turismo. En 1982 la parte antigua de la ciudad y su sistema de fortificaciones merecieron su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial. Gracias a la meritoria labor de la Oficina del Historiador de la ciudad, en el Centro Histórico de la Habana tiene lugar un proceso de revitalización integral, cuyo modelo de gestión constituye referente paradigmático a nivel internacional.

Ver más

Matanzas

Villa de San Carlos y Severino de Matanzas

En las primeras décadas del siglo XIX, la villa de San Carlos y San Severino de Matanzas que había sido fundada en octubre de 1693, devino un importante centro económico, cultural y literario de Cuba. Esa notable transformación socioeconómica, al igual que su desarrollo constructivo y urbano, y el esplendor de las artes en la ciudad, estuvieron directamente relacionados con el florecimiento de la producción de azúcar de caña, la prosperidad del comercio portuario, el establecimiento de familias acaudaladas en sus demarcaciones y la introducción de la imprenta. Matanzas, cercana a la bahía de su propio nombre y atravesada por tres ríos, posee una privilegiada ubicación geográfica que complementa de manera excepcional su trama urbana y su impresionante patrimonio arquitectónico de marcado aliento clasicista, que destaca por el predominio de edificaciones de estilo neoclásico junto a obras de orden eclécticoo representativas de los estilos art nouveau, art decó y el movimiento moderno, y a puentes de inusitada majestuosidad, en una estratificación histórica inigualable y representativa de su patrimonio construido e inmaterial. Esos relevantes valores históricos, arquitectónicos y monumentales de su patrimonio edificado, representativo de los siglos XVIII, XIX y XX y la armonía con su entorno ambiental y natural, así como su acervo histórico, literario y cultural, hicieron posible que en octubre de 2013 un total de 92,20 hectáreas del Centro Histórico de Matanzas fueran declaradas Monumento Nacional. Sitios de interés: • Plaza de la Vigía • Ediciones Vigía, • El Teatro Sausto, • El Museo Histórico Palacio de Junco • Museo Farmacéutico

Ver más

Cienfuegos

Villa de Fernandina de Jagua

Fundada en 1819 en el centro sur de la isla por colonos franceses durante el dominio colonial español, la otrora Villa de Fernandina de Jagua fue favorecida por un acelerado desarrollo de la industria azucarera y la actividad portuaria que propició un esplendido florecimiento cultural. Su centro histórico fue construido bajo los cánones geométricos del neoclásico, enriquecido con elementos de un eclecticismo espectacular que se pone de manifiesto en fachadas, pavimentos, carpintería, herrería y vitrales. Entre los excepcionales valores urbanísticos de Cienfuegos destacan su trazado rectilíneo y simétrico, su marcada homogeneidad constructiva y estilística, y la coherente relación de la ciudad con el mar que le otorga un sello distintivo y atrayente a la imagen urbana. Por su riqueza monumental y paisajística, el centro histórico urbano de esta ciudad caribeña donde sobresalen las torres miradores, las cúpulas, los frontones neoclásicos, las fachas corridas, las plazas y plazuelas, los paseos arbolados rodeados y una asimilación armoniosa de edificaciones exponentes del art decó y racionalistas, fue declarado Monumento Nacional en el año 1995. Diez años después, sus excepcionales valores como conjunto arquitectónico representativo de las ideas de modernidad, higiene y orden en el planeamiento urbano latinoamericano del siglo XIX permitieron su declaratoria como Patrimonio cultural de la Humanidad. El cosmopolitismo heredado de su etapa fundacional, el mestizaje cultural y la asimilación de valores de las raíces francesa, española, africana y criolla, condicionan una tradición de hospitalidad, una cultura del diálogo y un comportamiento ciudadano que conforman un ambiente de seguridad y acogida, respeto al visitante. Lugares de Interés: • Plaza José Martí • Catedral de Nuestra Señora de la Purísima Concepción • Teatro Tomás Terry • Palacio de Valle • Palacio Ferrer • Fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua • Paseo del Prado • Boulevard de San Fernando • La bahía de Jagua, • Cementerio de Reina • Cementerio “Tomás Acea” • “Punta Gorda”; zona residencial

Ver más

Trinidad

Villa de la Santísima Trinidad

Fundada en 1514 por el adelantado Diego Velázquez de Cuéllar, la otrora Villa de la Santísima Trinidad devino una prospera región al centro sur de la Isla, entre el mar Caribe y la Sierra de Guamuhaya, a partir del desarrollo del contrabando, la ganadería, el tabaco, la industria azucarera y la trata de esclavos africanos. Razones históricas condicionaron el declive económico de Trinidad y que la villa mantuviese intactos sus atributos arquitectónicos y urbanísticos hasta bien entrado el siglo XX. Trinidad, dueña de un paisaje natural y urbano irrepetible, conserva casi inalterado un conjunto arquitectónico de excepcionales valores en el que destacan su Plaza Mayor, la Iglesia Parroquial, plazas y plazuelas conectadas por calles empedradas, edificaciones señoriales con tejados de barro y representativas de los estilos barroco, neoclásico y ecléctico. Su Centro Histórico, uno de los sitios patrimoniales más completos y mejor preservados de Hispanoamérica, es poseedor de una trama urbana irregular y policéntrica, en la que se conservan añejas edificaciones, construidas entre los siglos XVII y XIX, que por su valor artístico y arquitectónico le confieren un alto grado de monumentalidad. Atendiendo a la relevancia y la significación de sus valores patrimoniales, en 1978 el Centro Histórico de Trinidad fue declarado Monumento Nacional y diez años después mereció su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial, reconociéndose además el trabajo de conservación realizado durante años. Esta declaratoria de la UNESCO incluyó también al Valle de los Ingenios, que ubicado a escasos kilómetros de la ciudad, constituye un paisaje cultural, indisolublemente unido a la historia socioeconómica cubana; donde se conservan numerosos sitios arqueológicos, casi todos antiguos emplazamientos de trapiches e ingenios de los siglos XVIII y XIX, y trece casas-haciendas, representativas de la tipología rural de plantación del siglo XIX. Lugares de Interés: • Plaza Mayor • Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad • Museo de Arquitectura Colonial • Museo Romántico • Museo de Lucha Contra Bandidos • Museo Municipal de Historia • Valle de los Ingenios (Ingenio Manca Iznaga).

Ver más

Sancti Spíritus

Villa de Sancti Spíritus

Fundada en 1514 en un sitio conocido como Pueblo Viejo, a 8 kilómetros de su actual posición, en 1522 la villa se trasladó al margen noreste del Rio Yayabo en su punto más alto y cercano a su cauce, desarrollándose luego alrededor de la primitiva Iglesia Mayor. Su estructura urbana de maya o plato roto, condicionada por las condiciones naturales del sitio fundacional, constituye un reflejo fiel de urbanizaciones medievales en la cual conviven hoy edificaciones de diferentes épocas y períodos constructivos que le imprimen a su zona más antigua una singular prestancia y gran riqueza visual. El patrimonio edificado de Santi Spíritus constituye un abanico de estilos con predominio de manifestaciones vernáculas, elementos de la arquitectura mudéjar y neoclásica, vitrales de medio punto, lucetas multicolores, grandes rejas con abigarrados diseños y aleros decorados con pintura mural que la distinguen del resto de las ciudades cubanas. La impronta del pasado siglo XX con elementos del art decó y el movimiento moderno completan la evolución histórica y arquitectónica de esta ciudad. El Centro Histórico de Sancti Spíritus, declarado Monumento Nacional el 10 de octubre de 1978, es un sobrio conjunto arquitectónico de impronta colonial que se resiste al tiempo y conserva casi intactas tres joyas de la arquitectura espirituana: la Parroquia Mayor, una construcción religiosa colonial de estilo romano y barroco, el Puente sobre el Río Yayabo, Monumento Nacional y único de su tipo en Cuba por su estilo romano y sus cinco arcadas, y el Teatro Principal, emblema cultural e ícono del neoclasicismo local. Sancti Spíritus preserva también con celo una tradición musical de reconocidos aportes al patrimonio musical cubano, donde destacan las tonadas campesinas y peculiares agrupaciones musicales como los tríos y los coros de clave de inconfundible sonoridad. Lugares de Interés: • Puente sobre el Río Yayabo • La Iglesia Parroquial Mayor • Parque Serafín Sánchez • Museo de Arte Colonial • Museo Provincial de Historia de Sancti Spíritus • Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena

Ver más

Remedios

Villa de San Juan de los Remedios

Ubicada al norte de la región central de la Isla, la Villa de San Juan de los Remedios debe su origen a un asentamiento cercano al litoral, conocido en las primeras décadas del siglo XVI como Santa Cruz de la Sabana o de Vasco Porcallo, en honor a su fundador. A mediados del siglo XVI, al constituirse su propio ayuntamiento, el poblado fue reconocido como la octava villa de Cuba, siendo trasladada y reconstruida tierra adentro, en su actual emplazamiento, luego del saqueo y la destrucción de un ataque pirata en 1578. Con la introducción del cultivo de la caña de azúcar y del tabaco a finales del siglo XVII y principios del XVIII en el territorio, quedó atrás la economía basada en la agricultura de subsistencia y la ganadería. Hacia la cuarta década del siglo XIX, el auge de la industria azucarera aceleró el establecimiento de ingenios y la construcción de obras de infraestructura, fundamentalmente ferroviarias. Las precarias construcciones de tabla, embarrado y guano alrededor de una plaza central siguiendo el dictado de las Leyes de Indias, cedieron ante un desarrollo urbano mayor; pletórico de edificaciones religiosas, civiles y residenciales. A finales del siglo XVIII se concretó la existencia de dos iglesias en una misma plaza y surgieron edificaciones de gran esplendor. Aumentaron las dimensiones espaciales, se redujeron los motivos decorativos, se adicionaron arcadas interiores y azoteas, simplificándose la arquitectura urbana y creándose espacios interiores amplios, elegantes y luminosos. El siglo XIX aportó edificaciones de mayor realce arquitectónico, en las que materiales como la madera, el ladrillo y el hierro fundido fueron empleados en la decoración de puertas y techos o como ornamento en aleros, capiteles y portadas. Desde entonces, los vitrales policromados y los portafaroles se convirtieron en un elemento típico de la ciudad. Remedios atesora también las famosas Parrandas Remedianas; una de las tres fiestas nacionales de Cuba declarada desde el año 2013 Patrimonio Cultural de la Nación. Esta festividad de origen religioso enfrenta amigablemente a los remédianos en dos bandos que compiten por el reconocimiento a su ingenio, creatividad e imaginería, durante una noche y una madrugada llenas de canto, baile y euforia. El Centro Histórico de Remedios conserva hasta hoy símbolos arquitectónicos de significativo valor como testimonio de una floreciente villa colonial, una vasta impronta cultural y tradiciones populares que le hacen merecedor desde 1980 de la condición de Monumento Nacional. Lugares de Interés: • Plaza Mayor, antigua Plaza Isabel II (actual Parque Martí) • Parroquial de San Juan Bautista • Ermita de Nuestra señora del Buen Viaje • Museo de las Parrandas Remedianas • Casa Museo “Alejandro García Caturla” • Museo Municipal de Historia Francisco Javier Balmaseda • Monumento a los Mártires de la Patria

Ver más